LA NOCHE MÁS MÁGICA EN 365 DÍAS

Llevo días debatiendo si escribir esta entrada o no, pero fiel a mis antiguas costumbres en mi antiguo blog, creo pertinente escribir una artículo de fin de año, para terminar el 2016 como se merece.

Si hay algo que me emociona cada 31 de diciembre, es levantarme y escribir en un papel todos los propósitos de año nuevo en los que he ido pensando en las últimas semanas. Hay gente que cree que esto de los propósitos no merece la pena, pero personalmente prefiero tomarme el 1 de enero como un borrón y cuenta nueva y empezar con ganas, emoción y dedicación un nuevo año que pretendo que sea incluso mejor que el anterior, y para mí, al menos mentalmente, el hecho de que sea un nuevo año me hace coger los propósitos con más ganas que nunca.

La cuestión es, que una “barrera” psicológica entre el año anterior y el nuevo es la ocasión perfecta para hace borrón y cuenta nueva y ser por fin la mejor versión de nosotros mismos, dejar atrás cualquier experiencia negativa que el 2016 nos haya dado, comenzar un nuevo hábito o forma de vida, o atrevernos por fin a hacer eso que tanto tiempo llevamos queriendo hacer.

En las últimas horas de 2016, solo puedo decir: MADRE MÍA. Querido 2016, empezaste fatal, seguiste como una montaña rusa, y acabaste donde nunca pensé que acabarías. Me diste el momento más triste y el más feliz de mi vida. Emociones de todo tipo, buenas y malas, pero estoy agradecida por todas y cada una de ellas, ya que una vez más, me han llevado a ser la persona que soy en este mismo momento, y con eso me basta.

Piensa que empezaste el año quizás con una de las experiencias más duras que podrías haberme dado, con probablemente la persona mas importante de mi vida, desapareciendo de ella para siempre. Seguiste con muchos altibajos, muchos cambios personales y circunstanciales, y lo terminaste con una boda, la pérdida de mi mascota de toda la vida, un cambio de profesión y una mudanza de país. Como mi amiga María me dijo, lo anormal sería pasar por todo esto y que no me afectara lo más mínimo. Me considero una persona fuerte, un tanto budista en lo que respecta a aceptar las cosas que ocurren tal y como llegan, pero aún así, madre mía, el reto que me has puesto este año ha sido descomunal.

Sin embargo, a pesar de todo, te agradezco cada segundo que he pasado. Mucha gente dice que “el 2016 ha sido una auténtica desgracia”, pero a pesar de todo lo que me has lanzado, creo firmemente que cada experiencia me ha servido para crecer. Perder a una madre es probablemente una de las cosas más duras que te pueden pasar, pero saber que eres capaz de afrontar y superar algo así te hace sentir invencible. He aprendido que incluso las personas más fuertes necesitan tiempo para sanar, que nunca es tarde para replantearte lo que estás haciendo con tu vida, que siempre es momento de decir “te quiero” a las personas que más aprecias, y que los riesgos están ahí para ti, esperándote, para darte una nueva perspectiva de la vida y hacerte salir de tu zona de confort y regalarte una nueva realidad que puede ser incluso mejor que la anterior.

Nunca he creido en el destino, y sigo sin hacerlo. Una de las afirmaciones que me repito cada día es que “soy la arquitecta de mi vida, y cada día tengo la oportunidad de construir mi destino”, y es algo en lo que creo firmemente. Puede que las circunstancias de nuestra vida sean inevitables, pero sin duda, nosotros somos los únicos responsables de cómo vivimos cada una de esas circunstacias. Hace poco leí una frase que se me quedó grabada en la memoria:

“La única responsable de que tu vida sea una auténtica mi***a, eres tú”

Parece una frase dura, pero las que me conocéis desde hace tiempo sabéis que no me ando con rodeos y me gusta decir las cosas tal y como son. Es cierto que podemos estar pasando por los momentos más duros de nuestra vida, pero realmente, las opciones que tenemos, dependen ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE de nosotras. Ante las adversidades, tenemos dos opciones:

  1. Vivir la vida como unas víctimas, dando pena y compadeciéndonos de nosotras mismas, culpando a “la suerte” o al destino, de nuestra “mala” fortuna.
  2. Utilizar estas adversidades como retos, y salir al otro lado del tunel más fuertes, hermosas y valientes que nunca.

De verdad.

No hay más opciones.

La elección es únicamente tuya. No hay excusas. No hay culpables. No hay razonamientos que valgan. 

Me da igual tu caso. Te aseguro que hay situaciones iguales o peores que la tuya.

La única diferencia está en cómo la persona que las afronta reacciona a ellas.

Te puedo asegurar que gran parte de este año ha sido para mí lo que la mayoría de las personas calificarían como una auténtica catástrofe. Personas de mi familia y de la familia de mi pareja que ya no están aquí, mascotas de toda la vida pasan a mejor vida, problemas de salud y mil situaciones surrealistas más. Y jamás me verás quejándome de ello. Porque la verdad es, que la vida es demasiado corta para pararse a:

  1. Lamentarnos por cosas que no podemos controlar.
  2. Amargarnos o perder el tiempo con gente que no merece la pena.

Nadie dijo que fuera sencillo, pero es que si lo fuera, la vida de todos nosotros sería demasiado fácil y no aprenderíamos absolutamente nada. No apreciaríamos cada segundo, cada momento, cada instante o cada experiencia que tenemos.

Cada año me tomo esta ocasión como una oportunidad para recordar todas las cosas que me han ocurrido este 2016 y descubrir la lección que se ocultaba detrás de cada una de ellas. Hasta ahora, todas estas lecciones me han ayudado a mejorar cien veces más el año que entra, y os aseguro que no voy a dejar que este año sea diferente. Perdón, voy a dejar que todas estas lecciones me ayuden a ser mil veces mejor.

No hay nada más liberador que saber que somos totalmente responsables de nuestro destino. No hay nada más motivador que saber que todo lo que viene depende de nosotros. Basta ya de pedir al siguiente año que nos traiga X o Y.

FUCKIN’ MAKE IT HAPPEN PEOPLE. 

Estoy DESEANDO empezar el 2017 porque tengo unos cuantos proyectos que por fin van a dar a luz a la idea abstracta que llevo en mi mente desde hace meses, porque la razón por la que dejé mi trabajo y mi ciudad (Londres) está básicamente en mis manos. Porque me gusta el número 7. Porque tengo, como se suele decir, una energía y unas partes femeninas que pueden con esto y más.

Y sé que tú también. Y puede que no te conozca en persona, pero sé perfectamente quién eres y de lo que eres capaz. Asi que, solo me queda decirte:

Hazme caso. Escribe tus objetivos para este nuevo año (en un papel), y no dejemos que absolutamente nada se interponga en nuestro camino. Cuando estés dudando o no estés segura de si debes seguir adelante, acuérdate de que cuento contigo. Y yo sabré que tú también cuentas conmigo.

VAMOS A POR TODAS EN 2017.

Este va a ser nuestro año. Lo sé. Y lo sé porque tú has sido parte de todo lo increíble que me ha pasado en este. 

Feliz año nuevo bonica. Te deseo todo lo mejor, porque sé que lo que viene va a ser increíble. Recuerda que el pasado no existe y no podemos cambiarlo, pero el futuro está en nuestra mano y podemos hacer de él LO QUE QUERAMOS.

Love, love, and so much more love. Don’t love. BE love.

xx

Ally

 

7 comentarios en “LA NOCHE MÁS MÁGICA EN 365 DÍAS

  1. Con los pelos de punta… eres una gran inspiración! GRACIAS de corazón! Yo también te deseo lo mejor para este año nuevo que está a punto de comenzar. Un abrazo inmenso, de los de verdad.

  2. no soy de leer posts muy largos, pero podrías escribir uno de infinitas palabras, que no me cansaría de leerlo. nunca me canso de leerte. Este post es inspirador para mi, el 2016 no ha sido el mejor de los años, pero tienes razón. La manera de afrontar las cosas la decidimos nosotros. Te deseo lo mejor para el 2017!!!

  3. Cuando una persona pasa por este tipo de cosas tan horribles, y sale adelante, es común recibir comentarios tipo: “no sé cómo puedes ser tan fuerte”. Pero es cierto lo que dices de que en realidad, es que es la única opción, porque la otra es venirse abajo y no sirve para nada, ni nos enseña nada tampoco.
    Estoy segura de que vas a conseguir todo lo que te propongas, como siempre has hecho desde que te conozco, y estaré ahí para vivirlo contigo.
    Te quiero mucho c****i.

    María.

    1. Acabo de leer bien el comentario,qué fuerte me parece c****i. Me has emocionado, gracias por ser tan inspiradora, por apoyarme en todo lo que hago y por ayudarme siempre aunque no te lo pida. Eres lo más y te quiero un montón. De verdad. Gracias por ser mi amiga.

      Ahora deberíamos irnos a un hotel o algo jaja

      <3

  4. Me has emocionado con este post no falto de razón. Yo soy de las que culpaba a todo menos a mi misma de todas mis “desgracias”. Por suerte, poco a poco he ido cogiendo las riendas de mi vida y he tenido uno de los mejores años que recuerdo. Lleno de cambios, buenos y malos, pero conmigo al frente y decidiendo hacia dónde voy. No es fácil y aún me queda camino por recorrer pero ver de lo que he sido capaz este año hace que coja 2017 con un montón de ilusión y ganas porque, como bien dices, podemos hacerlo 🙂
    Por cierto, el 7 es también mi número favorito así que este año triunfamos seguro jajaja
    Un besito!!!

    1. Perdón por el retraso en contestar, pero muchas gracias por tu comentario! Me ha emocionado mucho, y yo también estoy segura de que este será nuestro anyo 🙂 Un besazo gigante xx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *