MI NUEVA OBSESIÓN: NUECES DE JABÓN

soap-nuts

¡Hola bonicas!

Hace tiempo que quería hablaros de mi -creo que- mejor descubrimiento en lo que lleva de año. Creo que aún no es ni siquiera muy conocido aquí, asi que supongo que en España tampoco. Para mí ha significado un antes y un después en lo que respecta a limpieza y belleza, y la verdad es que no lo cambiaría por nada ya que me sirven para muchas cosas.

Os estoy hablando de las “nueces de jabón”, o como yo las conozco, “soapnuts” o soap berries”.

Tienen esta pinta:

nueces-de-jabon-2

Las nueces de jabón, conocidas aquí como “soapnuts” o “soap berries”, son el fruto (o más bien, las nueces) del árbol Sapindus Mukorossi. Son hipoalergénicas y muy delicadas, por lo que no dañan la piel o los téxtiles. Las cáscaras contienen saponinos, que actuan igual que cualquier otro detergente líquido (sí, crean espuma). Aparentemente también se utilizan en remedios ayurvédicos desde hace siglos.

Estas maravillas de la naturaleza tienen muchas ventajas, por ejemplo:

Ecológicas y sostenibles, ya que requieren muy pocos recursos.
Naturales, ya que son un producto 100% natural y sin químicos.
Económicas y reutilizables, ya que no cuestan mucho y duran muchísimo, las mismas nueces se pueden utilizar varias veces.
Perfectas si queremos ahorrar, ya que son más baratas que el detergente y no requieren suavizante adicional.
Multiusos, ya que podemos utilizarlas para la ropa, platos, superficies, pelo, piel…
Biodegradables, ya que una vez las hayamos utilizado del todo, las podemos compostar y devolver a la naturaleza.

Yo las compré en VegFest, donde el señor que las vendía me convenció totalmente con su explicación, y desde entonces no hay día que no esté agradecida a él y a la señora de la India de atrás que me explicó su multitud de usos (sobre todo los relacionados con Ayúrveda).

Estas son las mías. Al lado del saco de algodón podéis ver las nueces ya utilizadas. Para perfumar la ropa en la lavadora simplemente aplico los aceites esenciales en la bolsita.

nueces-de-jabon

Yo utilizo las nueces de jabón para:

Lavar la ropa

Cuatro o cinco cáscaras sobran para una lavadora. Se meten en un pequeño saco de algodón que podemos impregnar con nuestros aceites esenciales favoritos, y se ponen dentro de la lavadora con la ropa. Al principio me daba miedo que la ropa saliera sin olor a limpio o que no se fueran las manchas, pero no ocurrió en absoluto. La ropa sale sin manchas, con olor a limpio y un ligero olor a aceite esencial (utilizo lavanda y vainilla). Pensaba que echaría de menos el olor a detergente, pero para nada. Después de usar las nueces de jabón durante un mes para lavar mi ropa, los olores de productos de limpieza me parecen muy artificiales y químicos.

Lo mejor es que al utilizar las nueces de jabón no hace falta utilizar suavizante, por lo que el ahorro de dinero y químicos es muy sustancial. Por cierto, también son antibacterianas por lo que la ropa sale perfectamente desinfectada, incluso si se lava a temperaturas bajas. Cada saco de 4 o 5 cáscaras se puede utilizar en unos 4 lavados, por lo que duran muchísimo.

Lavar el pelo

Como algunas sabéis hace poco me embarqué en el viaje de “No-Poo”. A pesar de que a primera vista parezca algo relacionado con nuestro tiempo en el baño, el “No-Poo” significa “No Shampoo”, lo cual quiere decir que no se utiliza ningún tipo de champú en el pelo. Dentro del “no-poo” también existe el “low poo” que quiere decir, básicamente, que se utiliza un champú sin detergentes.

Este movimiento del No-Poo es muy complicado, por lo que he descubierto estas últimas semanas después de investigar, pero su objetivo principal es no depender tanto del champú, ya que con él quitamos a nuestro pelo todos sus aceites naturales, lo cual provoca que se cree más grasa aún para compensar. Mi pelo se engrasa enseguida y pensé que unirme a este movimiento no solo me daría la oportunidad de experimentar algo nuevo (cosa que siempre necesito en todo momento en mi vida, si no me aburro), sino de descubrir si realmente mi pelo es tan graso como parece o todo es una simple consecuencia de champús durante todo este tiempo.

Para crear mi “champú” de nueces de jabón, simplemente hiervo unas cuantas en agua destilada durante un buen rato y después pongo la mezcla en una botella con boquilla y unas gotas de aceites esenciales y me lo aplico en el pelo seco cuando estoy en la ducha. Masajeo el cuero cabelludo unos segundos y lo dejo actuar durante un minuto. Después lo aclaro y mi pelo queda limpio. Si os interesa el tema puedo extenderme más en otra entrada sobre el método “No-Poo” 😉

Como jabón para cuerpo y manos

Las nueces de jabón son muy suaves asi que son perfectas para la piel. Además ayudan con el eczema y la psoriasis. Yo hago mi propia mezcla y la pongo en una botella de cristal mediana que pongo en la ducha. Una mezcla me dura una semana más o menos.

Para las manos, simplemente pongo un poco de la mezcla diluida en un bote de cristal con un boquilla que hace espuma.

Para lavar los platos

Aún me quedan bastantes pastillas para el lavavajillas que tengo que gastar, pero de vez en cuando pongo un par de nueces en el compartimento para la pastilla y un poco de vinagre en el compartimento de aclarado y los platos salen perfectos. Lo que más me gusta de usarlas de esta forma es que los platos no apestan a químicos cuando están limpios y aún calientes.

Limpiador general

A veces cuando tengo líquido de nueces de jabón de sobra, simplemente lo mezclo con agua, vinagre destilado y unas cuantas peladuras de limón (las aprovecho de los limones que uso para el agua con limón de la mañana) con aceites esenciales y ya tengo un limpiador 100% natural, eficaz y no tóxico. Lo utilizo en cristales, superficies, madera… en todo.

Como podéis ver, estas nueces de jabón sirven prácticamente para cualquier trabajo que necesite de jabón convencional. En realidad tienen muchísimos usos más que aún no he probado, pero digamos que entre el jabón de castilla y estas nueces ya tengo suficiente para toda la casa y más. 

Desde hace unas semanas estoy intentando llevar a cabo el estilo de vida Residuo Cero (Zero Waste), que consiste básicamente en no crear residuos. Podéis leer más información aquí. Desde entonces he descubierto un mundo nuevo, y he dejado de depender de productos de belleza y limpieza llenos de químicos e ingredientes imposibles de pronunciar, y poco a poco voy creando un estilo de vida menos tóxico y más sostenible 🙂 Os hablaré de este tema en otra entrada porque os aseguro que da para mucho.

Por cierto el líquido recién hecho de nueces de jabón se puede congelar (yo lo congelo en la bandeja de cubitos de hielo) para utilizarlo en otro momento. Como os he dicho las mismas cáscaras se pueden utilizar unas 4 veces, asi que con medio kilo tendremos para unos 200 lavados, y con 1 kilo, 400 lavados. Es una locura lo barato que sale.

Podéis comprar las nueces de jabón AQUÍ.

Preveo una fiebre de nueces de jabón en blogs, Instagrams y demás, ¡pero primero lo habéis leido aquí! 🙂

Abrazos enjabonados x

Imagen cabecera: Green Idea Reviews

12 comentarios en “MI NUEVA OBSESIÓN: NUECES DE JABÓN

  1. Como siempre olé!!
    No conocía este milagro de la naturaleza…yo llevo un año von el tema del no-poo (en mi caso bicarbonato y vinagre de manzana),me encantaría que hablases de esto en un post ¡por favor!
    Una pregunta ¿es la misma mezcla la del campú y la del gel de baño?lo haces con agua destilada??? Gracias como siempre☺️

    1. Hola hermosa! no, no es la misma, en el gel la uso mezclada con más agua, para el pelo tiene que ser más concentrada. Y lo hago con agua filtrada en cerámica y después hervida porque en Londres es DURÍSIMA! Un beso xx

  2. Las compré hace unos tres años y las usé un tiempo para la ropa… pero poco a poco me fui desencantando, m salía muy acartonada y la de color blanco perdió un poco el blanco. Aún me quedan muchas, igual les doy otra oportunidad o pruebo a hervirlas…
    Un abrazo!

    1. Pues mira que yo lavo la misma ropa todo el rato y me sale mejor que nunca. De todas formas si se diera el caso más adelante, prefiero ropa un poco descolorida que llena de químicos! Dales otra oportunidad y a ver qué tal 🙂 Un besazo bonica xx

  3. Tengo que probarlo, especialmente para el cuero cabelludo porque se me descama debido a la dermatitis y/o psoriasis, dependiendo de si hay o no brote; aunque ha mejorado muchísimo desde que utilizo champús sin millones de químicos, ahora estamos probando la manteca de karité para ver si hidratamos el cuero cabelludo.
    Por favor, sí, haz esa entrada No-Poo!! Besitos!!!!!!!

    1. Hola bonica, pues son muy suaves y de pH neutro asi que te vendrán muy bien, puedes aclarar con un poco de vinagre de manzana de medias a puntas para hidratar y listo, no te hace falta nada más 🙂 Un abrazo enorme! xx

  4. Me ha parecido súper interesante esta entrada, de verdad! Yo siempre estoy intentando hacer pequeños cambios en mi estilo de vida para cuidar el medio ambiente y las nueces de jabón me han llamado muchísimo la atención. Me encantaría que nos siguieses hablando de ellas e más profundidad más adelante, sobretodo en los resultados con lo del no-poo, a ver si es verdad que se te engrasa el pelo por los champús convencionales o no 🙂

    Acabo de mirar en enlace de Amazon y por desgracia no envían estas nueces a Alemania (donde yo vivo) 🙁 no sé porqué, qué decepción.
    Pero me voy a informar definitivamente más sobre el tema ^^

  5. Hola Ally!!

    Muy interesante el post! Yo tambien hace tiempo que empece a interesarme por la filosofia del Zero Waste y me encanta! Asi que probare estas soupnuts en cuanto pueda. En cuanto a usarlo de champu, no lo tengo muy claro. Tengo bastante pelo, muy fino y enredado y todos los champu que he estado probando sin quimicos me lo dejan aun peor y me cuesta muchisimo desenredarmelo, asi que estoy un poco perdida con ese tema… Si tienes algun tip sera bienvenido 🙂

    Besitos! xx

    1. Hola hermosa! Soapnuts para lavar y vinagre de manzana para acondicionar de medias a puntas, es increíble lo fácil que es desenredar, en serio. Inténtalo y me comentas a ver! Si no te va bien puedes hacer un “low poo” 🙂

  6. Pues yo creo q lo voy a intentar, empezaré por la lavadora a ver qué tal. A ver si poco a poco voy cambiando y mejorando algunas cosas. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *