Transición a una vida sana en 10 pasos

TRANSICIÓN A UNA VIDA SANA EN 10 PASOS
Es lo que siempre me pregunta la gente. Cómo puedo cambiar mi alimentación y llevar una vida sana? Por dónde empiezo?

Personalmente no creo en las dietas, sino en un estilo de vida sano. Las dietas milagro son una mentira de marketing procedente de Estados Unidos, donde irónicamente la mayoría de la población es obesa. Y no creáis que en España nos libramos. Por mucho que insistamos, las galletas, el cola-cao, las magdalenas o croissants no tienen absolutamente nada de mediterráneo.

Para comer sano y vivir una vida sana y feliz, no solo hay que cambiar lo que comemos, sino también cómo vemos la comida psicológicamente. Debemos reprogramar nuestro cerebro y nuestras costumbres para poder ser la mejor versión de nosotros mismos y llevar una vida que nos beneficiará tanto a nosotros como a la gente que nos rodea. Estos son los pasos de transición a una vida sana.

1. Encontrar un porqué

Esta sea quizás la parte más importante. Necesitamos tener un porqué al que recurrir en momentos difíciles en los que estemos a punto de sucumbir a esa napolitana lobotomizadora. Puede ser un problema de salud que tengáis, una causa ética, tener más energía para jugar con vuestros hijos, tener una piel sana y bonita o simplemente vivir más tiempo! Es importante que sea algo sustancial que realmente os importe, algo “más grande que vosotros” que siempre os recuerde por qué estáis haciendo este esfuerzo.

2. Informarse

No hay nada más poderoso que la información. Una buena preparación y conocimiento de causa nos ayudarán a saber cómo empezar y por dónde. Aquí tenéis una lista de libros que recomiendo, y páginas web como la de Kris Carr o Food Matters incluso ofrecen guías gratuitas muy útiles.

3. Comentarlo con familia y amigos

No hay nada peor que empezar un proyecto en el que ni siquiera tus seres más cercanos te apoyan. Por eso es importante hacerles llegar que el cambio que quieres hacer tiene una razón, y explicarles que es algo importante para ti. Lo mejor es explicarles que empiezas con mucha ilusión y que te encantaría tener su apoyo para asegurarte de que consigues tu meta. No hay nada peor que ir a una comida y empezar a responder preguntas incómodas o aguantar la típica frase de “por un día no pasa nada”. Si hablamos abiertamente y con sinceridad sobre el tema, la mayoría de la gente suele ser bastante comprensiva y alentadora.

4. Planear con antelación

Sé que suena aburrido, pero esta parte sea quizás la más esencial de todo el proceso. La clave para comer y vivir sano es planear nuestra compra y nuestra comida con antelación, para asegurarnos de que evitamos esa situación en la que de repente tenemos hambre y no tenemos nada más para comer que un sobre de noodles precocinados y una palmera de chocolate.

5. Detoxificar la cocina

Otro paso importante es deshacernos de todo lo que no debemos comer. Fuera procesados, refinados y precocinados. Parece una tontería, pero no tener a la vista o a mano este tipo de productos ayuda mucho. Además es increíble cómo cambia el ambiente en nuestra nevera o despensa cuando cambiamos paquetes y “comida blanca” por alimentos de todos los colores del arcoiris llenos de vida.

6. Buscar apoyo

Siempre es más fácil conseguir objetivos cuando estamos en un ambiente positivo que nos anima constantemente. Gracias a la tecnología, hoy en día esta red de apoyo está más a mano que nunca. Existen muchos foros de comida sana, páginas de Facebook y páginas web en las que hay miles de personas pasando por lo mismo y dispuestas a apoyarse entre ellas. Y por supuesto, yo estoy aquí también para ayudar!

7. Trabajar en nuestra relación con la comida

La comida no es nuestro enemigo, y sin embargo es alarmante el número de gente que ve la comida como si fuera el diablo, incluso sintiéndose culpables después de comer. Hay una frase de Ann Wigmore que siempre recuerdo en estos casos:

“The food you eat can be either the safest and most powerful form of medicine or the slowest form of poison.”

Básicamente, depende de lo que comamos, estaremos curando o envenenando el cuerpo. Se trata más de lo que comemos que de cuánto.

8. Probar cosas nuevas

Debemos perder el miedo a probar nuevos alimentos, porque probablemente encontraremos nuestro nuevo mejor amigo entre ellos. Desde que empecé a comer sano he descubierto infinidad de frutas, verduras, legumbres y semillas que no pueden faltar en mi despensa. Por ejemplo, ahora mismo no puedo vivir sin el amaranto, el trigo sarraceno o el apionabo. Una vez abráis la puerta, no entenderéis por qué viviais de otra forma antes.

9. DISFRUTAR

Con mayúsculas. Disfrutad conscientemente de cada bocado, sintiendo que lo que estáis comiendo es medicina para el cuerpo. Si estáis comiendo sano, vuestro cuerpo (y mente!) os lo agradecerá con más energía, mejor piel, mejores digestiones, mejor sueño, mejor capacidad de concentración, y muchas cosas más que yo veía como algo imposible hace pocos años. Sed conscientes de que estáis nutriendo cada célula del cuerpo con vitaminas y minerales que les hará cantar y bailar de alegría.

10. Gratitud

Siempre, siempre, siempre dad las gracias. Dad las gracias por vuestra comida, por lo que habéis conseguido hasta ahora, por vuestra salud, por vuestra energía, por tener dinero para comprar comida deliciosa, y por tener tiempo para cocinarla. Pero sobre todo, dad las gracias a vosotros mismos por haber tomado las riendas de vuestra vida y vuestra salud y por haberos hecho tomar la decisión de cambiar vuestra vida para mejor y para siempre!

Si habéis llegado hasta el final de la entrada, enhorabuena. Esto ya demuestra que tenéis mas interés que la mayoría en vivir una vida sana, plena y feliz! Como solemos decir en yoga, la parte más difícil es presentarse, y eso ya lo habéis hecho 🙂

Que tengáis un día de 10.

Namaste x

Ally

5 comentarios en “Transición a una vida sana en 10 pasos

  1. Hola Ally!
    Me animo a seguir comentando 🙂
    En mi caso llevo unos meses dándole vueltas al tema, pero no termino de dar el paso. Como cuando quieres tirarte de golpe al agua porque te apetece un montón y te lo pide el cuerpo pero no sabes pq estás ahí ahí que si si, que si no? Pues algo parecido 😉
    Me ha parecido interesante el tema de retirar de la cocina todos esos alimentos que vas a dejar de consumir, pero, qué se hace cuando tu pareja no tiene intención de dejar de comer ciertos alimentos? Es difícil, porque al final son productos que ves a diario cuando abres la nevera o vas a la despensa, no se si me explico..
    Gracias por el post, muy interesante!

    Elsa

    1. Hola guapa! En mi caso al principio puse todas mis cosas en un armario, las de mi pareja en otro, y con la nevera lo mismo, una estantería para cada uno. Al final te acostumbras y es como si sus cosas no estuvieran 🙂 Mucho ánimo, tú puedes xx

  2. Olvidaba una cosa! Soy una chica bastante delgada, siempre he sido así, y no me gustaría por nada del mundo adelgazar. Quiero decir, que sí engordase un par de kilines tan contenta 😉 Siguiendo este tipo de alimentación se adelgaza? Ai, se que suena a chorrada pero igual que a otra gente le preocupa ganar peso, a otras nos preocupa perderlo, aunque no se nos oiga mucho..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *