Mensaje a mi yo de hace 19 años

Mensaje a mi yo de 15 años

Mensaje a mi yo de 15 años

Llega un momento en la vida en el que miras atrás y te das cuenta del camino que has recorrido, lo largo que ha sido y cuánto has aprendido. Alguien me preguntó el otro día qué le diría a mi yo de 15 años si pudiera hablar con ella ahora mismo. La verdad es que me encantaría poder hablar con mi yo de aquel entonces, porque sé que saber muchas de las cosas que he aprendido durante todos estos años, le ayudarían en su camino. Mucha gente, por algún motivo (mi físico o mi forma de ser o hablar, no lo sé), piensa que mi vida ha sido un camino de rosas, y en realidad no ha sido así. Y a pesar de todo, no cambiaría ni un solo momento.

Si pudiera hablar con mi yo de 15 años, esto es lo que le diría.

Hola Ally:

No te preocupes, porque todo va a salir bien. Entiendo que después de haber pasado por 5 años llevando un corsé para la espalda (al principio 23 horas al día, poco a poco me fueron reduciendo el tiempo) y a pesar de todas las barbaridades e insultos que los demás niños te hayan dicho, esta va a ser una de las mejores lecciones de tu vida. Todas esas noches durmiendo de lado con el corsé, todas esas tardes que no puedes salir porque hace demasiado calor (tenía que llevar una camiseta interior bajo el corsé, que era de plástico grueso y metal), o todas esas sesiones de cine que te has perdido porque no podías sentarte de forma cómoda en las butacas, merecerán la pena. Ahora solo puedes ver limitaciones y problemas, pero todas esas experiencias van a hacer de ti una persona fuerte, resiliente, y capaz de superar cualquier cosa, mental o física. Y te aseguro que se te va a quedar un “tipín” de infarto.

Tómate cada obstáculo como un reto que va a moldear tu personalidad de forma positiva. A pesar de sufrir lo que ahora mismo se consideraría “bullying”, desarrollarás una personalidad compasiva y una sensibilidad al dolor de otras personas que te servirá de mucho en el futuro, harás cosas buenas por otras personas y seres sintientes. No tiene nada de malo sacar buenas notas o pasarte la vida leyendo, y haces bien en seguir estudiando cuando los populares de la clase se pasan el día haciendo “pellas” o cualquier otra cosa. Enhorabuena por ignorar en medida de lo posible las palabras crueles de los demás, y de seguir siendo quien eres a pesar de todo. Sobre todo, quiero que sepas que vivir en paz significa aceptar el perdón que nunca te han pedido, y que en el futuro mirarás atrás y lo verás todo como una distante memoria y lección de vida que en realidad no cambiarías por nada. Sé que ahora te parece inconcebible, pero confía en mí.

Todo es pasajero, no te tomes nada de forma personal, ya que lo que otros dicen de ti dice más de ellos y de sus miedos que de ti. Gracias a todas esas experiencias, en un futuro conseguirás encontrarte a ti misma, saber lo que realmente quieres y tener las narices para hacerlo. Esas personas que intentan atormentarte actúan desde una postura de miedo, dolor e infelicidad con ellos mismos. Y prepárate, porque años después aquellos mismos que intentan machacarte, querrán acercarse a ti, a tu éxito, a tu entorno, e incluso te piropearán e intentarán invitarte a una copa en un bar ante tu atónita mirada. Por no hablar de esas miradas que solo las mujeres sabemos echar. Será que la edad te ha sentado demasiado bien.

Todo es pasajero y tarde o temprano mirarás atrás y verás todo aquel supuesto tormento como una bendición; seguramente si no hubieras pasado por todo aquello, no serías quien eres ahora. Seguramente serías más egoísta, menos sensible y menos resiliente. Quizás te rendirías con facilidad, pero por suerte, tus experiencias te han llevado a ser una persona extremadamente tenaz y valiente que no se “acojona” ante nada ni nadie.

Recuerda que lo que los demás dicen de ti no te define. Solo TÚ misma puedes definirte. Nadie puede entrar en tu cabeza y decirte “eres X” o “eres Y”. Eres dueña de tus pensamientos y solo tú puedes crear tu propia realidad, nadie más. No pierdas el tiempo con gente, cosas o situaciones que no te aportan nada, y sigue siendo diferente. Ahora mismo crees que lo mejor es ser como los demás, pero, cosas de la vida, ¡te aseguro que un futuro verás cómo todo el mundo lucha por ser diferente! Eres perfecta tal y como eres y no debes cambiar por nadie.

Que no te dé reparo sacar de tu vida a gente que no te aporta nada. Es mejor estar sola que con gente que no te aprecia o que incluso te roba energía. Sé que a esa edad parece que tienes que tener mil amigos, pero te aseguro que la calidad es mejor que la cantidad y debes ser selectiva con las personas a las que les regalas tu valioso tiempo.

Llegará un momento en el que a pesar de todo lo bonita e increíble será tu vida, pasarás momentos duros y tendrás que decir adiós a ciertas personas importantes para ti, para siempre. Prepárate porque será duro, pero te aseguro que de nuevo, serás capaz de utilizar esas experiencias para conocerte más, ser más fuerte y ver la vida de otra forma. De hecho, serán probablemente esas experiencias las que te darán el último empujón que necesitas para darte cuenta de lo urgente que es la vida. Aprenderás que la muerte es parte de la vida y que tener un propósito y estar presente son cosas vitales para ser feliz. Aún es pronto para meterte en esto, pero cuando llegue el momento lo entenderás todo. Aprovecha cada segundo con las personas a las que quieres, porque no sabes cuándo se van a ir. Diles que les quieres y recuérdales cada día que te sientes afortunada por tenerles en tu vida. Ahora te parece una cursilada, pero te aseguro que en un futuro puede que te arrepientas de las palabras que no dijiste, los abrazos que no diste y los “te quiero” que no pronunciaste.

Cuida de tu cuerpo porque solo tienes uno, deja de comer chicle (por favor) y comida basura porque sino te arrepentirás en un futuro, y sobre todo, deja los lácteos. Ahora mismo no voy a contarte toda la historia, pero quizás podrías ahorrarte problemas hormonales y de estómago en un futuro. Disfruta de cada merienda que tu abuela te prepara, de cada pelea con tu madre por comerte la paella los domingos (te aseguro que nunca conseguirá hacer una buena… lo siento), y de cada momento como si fuera el último, porque la vida no es nada más que la suma de todos los mini-momentos que la componen. Y por favor, no vuelvas a cortarte el pelo tan corto, te aseguro que no es tu look.

Pero sobre todo, y lo más importante que quiero decirte es que creas en ti misma. Cree en ti misma porque en un futuro te aseguro que conseguirás la vida de tus sueños si sigues a tu intuición y eres valiente, y te darás cuenta de que las situaciones no son buenas ni malas, son solo situaciones a las que nosotros ponemos etiquetas. Si no juzgas las situaciones y simplemente las vives, verás la vida de otra forma. Ríndete ante el presente, vive el momento con aceptación, disfrute o entusiasmo, la resistencia a lo que nos ocurre es lo que nos hace infelices.

Espero que estas palabras te guíen. De hecho, y aunque aún no hayan inventado una maquina del tiempo, sé que de alguna forma lo han hecho.

Nos vemos en 19 años, bonica.

xx

Tu yo de 2017.

***
Durante 5 años llevé un corsé para la escoliosis, el corsé de Milwaukee en concreto, y sobra decir que para una adolescente es algo traumático. Un día, esperando a que mi abuela saliera del médico en la sala de espera (creo recordar que estaba veraneando en Galicia), una chica rubia de pelo rizado, guapísima, alta y esbelta me vió con el corsé y se acercó a mí. Se sentó a mi lado, me puso la mano en el hombro y me dijo:

“Sólo quería decirte que aunque ahora todo te parece horrible, todo pasa y sólo vas a sacar cosas buenas de esto. ¡Se te va a quedar un cuerpazo de infarto y una cinturita enana! Solo quería decirte que cuando pase, vas a ser más fuerte y lo verás todo de otra forma. Te aseguro que todo va a estar bien. Alguien me dijo estas palabras cuando yo estaba pasando por lo mismo y me ayudaron mucho, y espero que algún día tú puedas hacer lo mismo por otra persona”.

Me sonrió y se marchó, y no fui capaz de decir una sola palabra.

Muchas veces pienso en esa chica, nunca le di las gracias. Ojalá pudiera encontrarla y dárselas en persona. Pero al menos espero que alguien que lo necesite lea estas palabras y sepa que a pesar de todo, siempre, SIEMPRE hay luz al otro lado y que todo va a salir bien. Esa es mi forma de darle las gracias a ella.

¿Qué le dirías a tu “yo” de 15 años? Comparte tu experiencia <3

3 thoughts on “Mensaje a mi yo de hace 19 años

  1. Preciosa carta!. Es un ejercicio de reflexión. Yo también me diría que tranquila, que todo llega, que toda pasa…Aún sigo en la fase de vivir el presente, de disfrutar del día a día con todas las cosas, buenas y menos buenas.

    No sabía lo del corsé, me removió un montón de sentimientos leer eso porque yo también lo llevé de los 11 a los 16. Por cierto, cómo cuidas ahora la espalda?, haces algo específico? , me agobia un poco pensar que debería de cuidarla más, con todo lo que pasé (pasamos…;-). Hubo una temporada que no me cuidé nada, como si me quisiera olvidar de la escoliosis. Ahora voy tomando conciencia, aún así no me gustan que me hagan fotos de espalda, ni enseñarla.

    Un abrazo enorme, guapa!

    1. Hola guapa! Gracias por tus palabras. La espalda la cuido con masajes mensuales (aunque debería ser más, lo sé…) y yoga. Desde que hago yoga hasta mi masajista me ha comentado lo mucho que ha cambiado mi espalda en estos dos anyos… ahora tengo que buscar uno nuevo en Barcelona porque como tú, no me fío de cualquiera para tocarme la espalda o vérmela. Me ha encantado saber que hay más gente que ha pasado por lo mismo, te recuerda que siempre piensas que estás sola en las cosas y no es así 🙂 Un besazo hermosa xx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *