Por qué necesitas una copa menstrual

Foto: Choice.com.au

Cada martes a las 21:15h en Instagram stories, hacemos un directo en el que hablamos de diferentes temas, y el martes pasado, además de mostraros lo que compré en mi último viaje a Nueva York, hablamos sobre las copas menstruales. El tema pareció interesar mucho asi que en esta entrada extendemos el tema, con un toque de humor, como se merece.

Antes de seguir, me gustaría comentar una cosa: odio cuando la gente se refiere a la menstruación como “estar mala”, es algo NATURAL, y nada malo, ni es una enfermedad. Es simplemente un proceso natural fruto de nuestras hormonas y del que deberíamos estar orgullosas. Asi que, dejémonos de tabúes y sensibilidades y hablemos de ella sin tapujos: la regla, “Aunt Flow“, la menstruación, la Roja, el periodo, la visita de Andrés (que viene cada mes), la marea roja… llámale lo que quieras pero nunca te refieras a ella como algo malo porque no lo es. De hecho, desde que estoy más a tono con mi cuerpo, veo la regla como algo muy positivo, empoderador y de lo que estar orgullosa.

“Hola, soy yo, tu menstruación”. [Anuncio de 2001]
En esta entrada te hablaremos sobre por qué utilizar una copa menstrual puede cambiar tu vida, y cómo elegir la copa perfecta para ti (sí, ¡hay muchísimas en el mercado!).

Las copas menstruales llevan casi un siglo en el mercado, pero ha sido hace relativamente poco cuando su popularidad ha llegado a las masas. En realidad, es un producto que existe desde 1937, cuando la actriz Leona Chalmers la inventó a base de látex y patentó el producto. [Foto: Lunette]

Las copas menstruales, tal y como su nombre indica, son copas hechas a base de goma o látex que en lugar de absorber la menstruación como los tampones, la “recogen”. Aprovechando los efectos de la gravedad, la sangre simplemente baja y se deposita en la copa. Cuando la copa está llena, simplemente se vacía en el retrete, se limpia con agua y jabón, y está lista para volver a introducirse. Las ventajas de las copas menstruales son muchas, pero entre ellas están:

  • Ahorro: una copa menstrual, ronda los 15-30€ y puede durar hasta 10 años
  • Más higiénico: por mucho que los mejoren, las compresas y los tampones no son precisamente agrables en lo que a olores se refiere
  • Más libertad: una copa menstrual bien puesta no debe notarse; no tendremos ningún hilo sobresaliente ni un objeto de gasa pegado a nuestra ropa interior
  • Tiempo: Las copas menstruales pueden llevarse hasta 12 horas seguidas, al contrario que los tampones (4-6 horas) y las compresas
  • Más capacidad: aunque parezca mentira, realmente no tenemos tanta cantidad de regla como pensamos. La cantidad que una copa menstrual puede contener al mismo tiempo equivale a tres tampones grandes
  • Sanidad: Las copas son más saludables: los tampones pueden alterar el pH de la vagina o dejar fibras dentro de ella, por no hablar del Síndrome del Shock Tóxico
  • Menos dolor: ¿Quién no ha experimentado el efecto “lija del 8” con un tampón que no está lleno? Las copas pueden utilizarse incluso sin menstruación y nunca causan dolor
  • Más ecológico: una copa menstrual puede durar hasta 10 años. Piensa en toda la basura que creas cada mes con tampones, compresas y salvaslips. Eso tarda muchísimos años en descomponerse y muchas veces acaba en el mar. Las copas son mil veces mejores para el medioambiente

Las copas menstruales son muy fáciles de utilizar y al contrario de lo que se cree, no son tan “terribles” como parecen. Ya sé lo que estáis pensando.

Es cierto que tenemos que aprender a ver la menstruación como un fluido corporal más y no tener tanto reparo en tocarlo o verlo. No pasa nada. Insertar y retirar la copa menstrual es más fácil de lo que parece, y como mucho, nos mancharemos levemente las manos, cosa que a veces también nos ocurre con los tampones o las compresas, y no pasa nada; nos lavamos las manos y punto. El proceso de colocar y retirar una copa menstrual es así de sencillo.

  1. Cada mes, esterilizamos la copa antes de utilizarla, poniéndola en una olla con agua hirviendo durante unos 10 minutos.
  2. A la hora de utilizarla, siempre debemos limpiarnos las manos con agua y jabón.También ayuda humedecer la copa levemente para facilitar su inserción.
  3. La clave está en relajarse y elegir la copa adecuada para cada una, ya que esto es algo muy personal (más información abajo). 
  4. Hay muchas formas de doblar la copa para introducirla. Yo aconsejo probar ambas y elegir la que más cómoda nos resulte. Estas son las principales (aunque existen muchas más). [Foto: Lena]

5. Una vez doblada, solo necesitamos introducir la copa en la vagina (cuanto más baja posible), girarla levemente (para facilitar la apertura) y pasar el dedo por la circunferencia de la base para asegurarnos de que se ha abierto por completo una vez ya dentro. Una vez abierta, la copa creará un sello (como un vacío) que nos asegurará que la sangre queda dentro de la copa.

6. Para retirar la copa, simplemente tiramos del “rabillo”, pellizcamos la base para “romper el sello” y la retiramos lentamente para no derramar nada. 

7. Vaciamos el contenido en el retrete y lavamos la copa con agua y jabón asegurándonos de que esté bien limpia, y la volvemos a introducir.

Básicamente:

Existen muchísimos tipos de copas menstruales, asi que solo se trata de investigar un poco y elegir la que más nos guste. Hay diferentes formas, colores, tallos, larguras, diámetros, durezas, materiales… pero, ¡esta es la parte divertida! Os puedo hablar de mi propia experiencia con unas cuantas, pero antes de nada, para elegir una copa tenemos que tener varias cosas en cuenta:

  • La altura de nuestro cérvix: algunas lo tenemos alto, otras bajo. Si no sabes si tu cérvix está alto o bajo, puedes descubrirlo de esta forma. Si tu cérvix está muy arriba, necesitarás una copa más larga; si está bajo, necesitarás una copa más corta y probablemente necesites recortar el tallo de la copa.
  • La calidad de tus músculos vaginales: si haces yoga, pilates, Kegels o ejercicio a menudo, es posible que tus músculos vaginales estén muy tonificados, y quizás necesites una copa bastante rígida.
  • La sensibilidad de tu vagina: si la tienes muy sensible quizás te venga mejor una copa blandita y moldeable.
  • Si has dado a luz alguna vez: si has pasado por un parto es posible que necesites una copa de un diámetro más grande.
  • La abundancia de tus reglas: si tus reglas son abundantes necesitarás una copa con más capacidad.

Para que os hagáis una idea de todas las copas menstruales que existen…  [Foto: Menstrualcups.org]

Mi experiencia

Yo solo he probado tres copas: Mooncup UK, Si-Bell y Ruby Cup.

  • Si-Bell

Es la copa más blanda que existe en el mercado, por lo que es posible usarla incluso en los primeros días (que suelen ser los más dolorosos). Es muy larga (perfecto para cérvix alto) y moldeable (perfecto para músculos tonificados), y el tallo es muy finito y largo y tiene una bolita al final, por lo que resulta muy cómoda y fácil de retirar. Se puede comprar AQUÍ.

  • Mooncup UK

Esta fue la primera copa que probé. Está muy bien pero me resultó demasiado rígida y corta para mis necesidades. El tallo es redondo, hueco y bastante corto, por lo que en mi caso no me resultó muy cómoda, pero para personas con el cérvix bajo, los músculos tonificados y/o que han dado a luz, ¡me parece una copa perfecta! Comprar AQUÍ.

  • Ruby Cup

Es una copa muy parecida a la Si-Bell, pero un poco más corta, con el tallo más anchito y de un material un poco más duro (perfecto si haces ejercicio). Digamos que sería el punto medio entre la Si-Bell y la Mooncup UK. Esta copa me gusta mucho y lo mejor es que por cada copa que compres, regalan dos a dos niñas que las necesitan (en el tercer mundo muchas niñas no pueden ir a la escuela durante la menstruación ya que no pueden permitirse comprar productos higiénicos). Comprar AQUÍ.

Otras marcas conocidas son: Lunette, Luna, Diva Cup, Organicup, Iris Cup, Lily Cup (me encantaría probar esta), Lena, Fleur… en esta web podéis encontrar una tabla MUY exhaustiva de los detalles de todas las copas que hay en el mercado, reviews, fotos, etc. Aquí tenéis esta otra web en español.

En el caso de que necesitemos vaciarla y cambiarla en un baño público, es suficiente llevar una botella de agua y aclarar la copa en el retrete sin necesidad de salir fuera a la zona común. Pensad que una copa se puede tener hasta 12 horas por lo que en realidad normalmente podemos esperar a llegar a casa para cambiarla, pero si necesitamos cambiarla (porque está llena) antes, como os digo basta con hacer esto y lavarla con agua y con jabón bien la próxima vez que tengamos acceso a un baño privado con lavabo. 

Os aseguro que yo también era de las que decía que eso era imposible de utilizar, que seguro que “la liaría parda” al sacarla, que no me veía capaz de tener un contacto tan íntimo con mi propio cuerpo, que me daba repelús… y la verdad es que cuando finalmente decidí probar las copas menstruales, me cambiaron la vida y nunca más volveré a utilizar ningún otro tipo de producto menstrual. Me parecen totalmente liberadoras, cómodas, saludables, ecológicas, eficaces… 

El precio de las copas menstruales no es desorbitado, asi que os aconsejo que hagáis vuestra propia investigación y que probéis una o dos, merece la pena. Pensad que si la copa menstrual os cuesta 20€, es un gasto que solo haréis una vez cada 5-10 años, lo cual es un ahorro más que considerable a largo plazo. Además, merece la pena invertir en un producto tan necesario que vamos a utilizar todos los meses.

¡Sigamos la conversación! ¡Cuéntanos tu experiencia, haznos todas las preguntas que quieras o recomiéndanos tu copa favorita en comentarios!

Hagamos de la menstruación algo natural de una vez, ¡viva las mujeres y viva el flow! 🙂

11 thoughts on “Por qué necesitas una copa menstrual

  1. Muy interesante Ally! Yo la verdad, que ya había mirado lo de las copas menstruales hace ya tiempo, y estuve investigando varias marcas, pero siempre me entra el mismo temor: vaciarla fuera de casa. Yo trabajo 8-9h diarias, más el tiempo de desplazamiento al centro de trabajo, estoy fuera de casa unas 10h, 12h si después de trabajar aprovecho para hacer recados en el centro. Vaciarla y lavarla en el trabajo, bueno, no es lo ideal, pero hay jabón y un lavabo grande, no creo que tuviera problemas.

    Pero siempre me da miedo al pensar: típico evento/circunstancia que no tenías previsto, la copa llena, y tengo que lavarla en un baño público, delante de gente, cuando a veces no hay ni jabón, salir del baño para lavarla en el lavabo, se mete otra persona dentro, tener que esperar para volver a colocarla y sin nada debajo mientras…Y también me da miedo en otras circunstancias: yo, por ejemplo, hago mucho senderismo y me tiro todo el día por la montaña sin un baño a la vista hasta la tarde en el bar del pueblo (y a veces ni vas al pueblo más cercano). Ya me ha pasado a veces que los tampones de más capacidad me han venido justos (esos que yo llamo “torpedos” y odio sacarme) y dudo cuánto me duraría la copa….

    Supongo que es cuestión de acostumbrarse y tener un poco de previsión. La principal duda que me entra, la verdad, es cuánto tiempo me duraría hasta tener que vaciarla, aunque eso es cuestión de probarlo. Creo que me animaré con una para probar, tampoco es un gasto tan elevado y a ver qué tal me funciona. Además del gasto en compresas y tampones y su impacto ecológico, a mí las compresas me irritan muchísimo y termino harta de ellas, que mi menstruación dura una semana entera y termino muy irritada a pesar de las cremas. Si me hago con una, ya te contaré!

    1. Hola! Primero, que las copas tienen mucha más capacidad que los tampones y las hay que tienen muchísima capacidad 🙂 Para lavarlo en un lugar público, lo voy a anadir ahora mismo, es suficiente con llevar una botella de agua y aclararla en el retrete y la próxima vez que estés en un lavabo sola la limpias con jabón, ya está 🙂

  2. Me ha encantado el post. Soy de usar tampones regularmente pero sí que noto que me altera el ph y tiendo a sufrir picores. Así que me parece no una opción a tener en cuenta, sino casi una exigencia médica para mi.
    Pero perdona por mi ignorancia sobre este tema, ¿puedo hacer deporte sin riesgo a que se mueva la copa?

    1. Hola! Sí, si te la colocas bien y compras la adecuada puedes hacer cualquier deporte! Hay algunas incluso especiales para yoga, etc 🙂

  3. Hola Ally
    Te felicito por el articulo, me parece muy acertado el uso de la copa por todas las ventajas que comentas, yo la recomiendo siempre, todavia se vende muy pocas al menos en nuestra farmacia
    Ojalá cuando yo era joven la hubieramos tenido
    Un abrazo

  4. Hola Ally, mil gracias por este post! es de gran ayuda… yo no sabía que había tantos tipos!
    Todas las chicas que han probado la copa dicen que no vuelven a los tampones/compresas… me da un poco de cosa pero creo que terminare probandolo. tengo un par de preguntas. ¿Cómo sabes cuando la copa está llena?
    ¿Puedes dormir y hacer ejercicio con ella puesta? Me parece curioso porque al estar tumbada o haciendo ejercicio, digamos que la sangre de la copa se derrama o se sale no??

    Gracias por todos tus consejos!

    1. Hola guapa! Anímate sí! Más o menos le vas pillando el truco y sabes. Por ejemplo si normalmente te cambias el tampax cada tres horas, con la copa sabes que te la tendrías qu cambiar cada 4-6 horas, y así. La primera regla recomiendo probarla con salvaslip y después ya sabes mas o menos cuánto te dura. Y ante la duda, te la quitas y te la vuelves a poner, porque a diferencia del tampax se puede hacer perfectamente 🙂

  5. Hola me he comprado una hace poco (el mes pasado) y lo que me da un poco de cosa es el tema del vacío, no me puede hacer daño??? Y otra cosa el tema de esterilizarla, se puede hacer de otra forma??? Muchas gracias por, el post y por la ayuda!!!

    1. Hola Yoli, no el vacío no duele, es una forma de hablar! Es simplemente encajarla donde se debe 🙂 Y lo de esterilizarla que yo sepa solo se puede hacer hirviéndola, son 10 minuto. Un besazo xx

  6. Si os sirve de ayuda yo esterilizo la copa vaginal con pastillas de esterilizar biberones. Tengo un vaso que uso solo para eso, le echo la pastillita y agua y dejo la copa 3 dias mas o menos dentro del vaso. Luego la enjuago, la seco y la meto en su bolsita de tela para usarla al mes siguiente. Llevo usandola desde el 2011 y es el mejor descubrimiento de mi vida. Hago deporte, voy a la playa o a la piscina, duermo con ella…y jamás se me ha salido la sangre como me pasaba con los tampax y las compresas!!! estoy super contenta con la copa y la aconsejo fervientemente a todo el mundo…a veces si me pilla en la calle y es el primer dia de regla q me sale mas sangre, entro en un cuarto de baño de minusválido, asi puedo enjuagarla sin problema en el lavabo. nunca he estado limitada en ese aspecto. Espero q os ayude mi experiencia. Un saludooo a todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *