Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)

Mucha gente dice que esto del veganismo y la vida sana está de moda, pero creo que la moda realmente es tener ovarios poliquísticos.

Hablando en serio, esta es una condición que cada vez más mujeres padecen; seguro que conocéis a alguien que lo sufre o habéis escuchado hablar de ello. Es algo que hoy en día 1 de cada 10 mujeres sufre, y de hecho, conozco cuatro casos relativamente cercanos, incluido el mío, del que os hablaré más adelante.

El SOP (síndrome de ovario poliquístico, PCOS en inglés) es una condición que como el nombre indica, consiste en ovarios con una multitud de “quistes”. En realidad lo de quistes es muy genérico, ya que los quistes son realmente una serie de folículos inmaduros. En esta descripción de Proyecto-Bebe.es explican muy bien cómo ocurre:

“Para que en un folículo madure un óvulo, es necesario que el folículo crezca y se convierta en folículo dominante. Cuando el folículo alcanza el tamaño ideal (unos 24 mm), oraciona lanzando el óvulo hacia las trompas de Falopio (ovulación). Esto ocurre en cada ciclo de una mujer sana. En los ovarios de las pacientes con SOP se encuentran muchos microfolículos, de los cuales, y por consecuencia a las irregularidades hormonales, ninguno crece y por tanto no se genera ningún óvulo. Al no haberse formado un óvulo la ovulación lógicamente no tiene lugar.

Los folículos inmaduros se observan como pequeños quistes dentro del ovario. Fácilmente detectados por ecografía, estos quistes usualmente permanecen pequeños y no requieren ser eliminados. Tampoco se ha observado que la presecia de estos microfolículos incremente el riesgo de cáncer ovárico.” [Fuente].

Picture: Girls Gone Strong

Al contrario de lo que se cree, los ovarios poliquísticos en sí no crean mayores problemas ni reglas más dolorosas. El problema es que sí pueden acarrear problemas hormonales adicionales que sí den lugar a unas menstruaciones mas difíciles, o incluso inexistentes en algunos meses. Algunos de los síntomas hormonales que pueden verse en análisis son los siguientes:

Niveles altos de Testoterona
Niveles bajos de SHBG
Niveles altos de Prolactina
Niveles altos de Leptina
Niveles altos de las gonadotropinas LH y FSH

En mi caso fue relativamente fácil diagnosticarlo ya que en mis análisis detectaron un nivel muy alto de prolactina, y después de descartar problemas con la gládula pituitaria mediante MRI, realizando una ecografía confirmaron que se trataba de SOP. Tengo que decir que mis menstruaciones también eran (y digo ERAN, spoiler) bastante irregulares e imposibles de adivinar. A veces tenía ciclos de 6-7 semanas, y otras veces de 4-5, y algún que otro mes (aunque no a menudo) simplemente no menstruaba.

Por suerte tuve pocos de los otros síntomas físicos que suelen venir acompañando a este síndrome, unos síntomas tan agradables como:

  • Hisurtismo (exceso de vello en la cara y el cuerpo)
  • Acné
  • Sobrepeso y dificultad para perder peso
  • Pérdida de cabello en la cabeza o zonas con poco cabello
  • Reglas irregulares o ausentes
  • Problemas de fertilidad
  • Depresión

Ahí es nada. Como podéis ver el SOP no es ninguna broma y puede afectar a quien los padezca de forma negativa, tanto física como mentalmente. En realidad, la sintomatología de este síndrome es más “dañina” que el síndrome en sí. Es decir, los ovarios poliquísticos de por sí no causan mayor dolor, problemas de salud o una incidencia mayor de cáncer de útero. El problema es que los síntomas son una de las peores pesadillas de cualquier mujer, independientemente de si en un futuro quiere tener hijos o no. De hecho, el único impedimento a la hora de concebir, es que en casos más agudos, es muy difícil detectar cuándo sucede la ovulación o si ésta llega a suceder.

Cabe comentar que en la mayoría de los casos, los médicos recetan la pastilla anticonceptiva para los casos de SOP y en mi caso no funcionaron bien, ya que me creaban migrañas con aura, coágulos y retención de líquidos. Este es MI CASO y para nada representa la norma. Cada persona debe acudir a un personal sanitario para tratar su caso.

En mi caso, y gracias al camino que he recorrido y del que os he hablado en muchas ocasiones, no solo conseguí regular mis ciclos por completo sino también deshacerme del dichoso acné que desarrollé a los 20 y poco (después de una adolescencia sin un solo grano) y regular mis hormonas. Todo esto lo he conseguido gracias a una alimentación específica, suplementos, complementos adecuados y un estilo de vida saludable. Hace poco en una ecografía me confirmaron que en mi caso la condición había mejorado muchísimo y había revertido en gran medida. Es cierto que no se conoce de momento la causa de los ovarios poliquísticos, pero yo he podido comprobar que en mi caso me ha sido posible mantener esta condición bajo control y además revertirla en medida de lo posible. 

Dentro de la terapia nutricional, trabajo con clientes con ovarios poliquísticos o multifoliculares, con desajustes de hormonas o que quieren maximizar su fertilidad, como complemento a un tratamiento médico (siempre se debe consultar y manejar con personal sanitario adecuado primero e informarle de que se va a prodecer a un servicio de coaching nutricional). El cliente debe entender que no se trata de comer X o Y alimentos (de hecho mi trabajo no consiste en poner “dietas” ni nada similar), sino más bien de diseñar un estilo de vida, modificar comportamientos y llevar unas costumbres saludables. Dejar de lado los productos procesados, y sobre todo los que contribuyen a subidas de azúcar, es algo esencial, así como llevar una alimentación sana y equilibrada y hacer ejercicio a menudo (no hace falta que sea muy duro, basta con moverse a menudo).

A lo largo de los meses, he trabajado con clientes que como yo, han utilizado un estilo de vida saludable para mejorar su estado de salud general; en algunos casos también han conseguido mejorar la condición debido a la mejoría de su estado de salud general. De hecho es la terapia en la que más me apasiona y me encanta trabajar con clientes de este tipo, ya que sé perfectamente por lo que están pasando. Pero ante todo, si tenéis sospechas de padecer SOP, lo primero que tenéis que hacer es consultar con vuestro médico de cabecera y él/ella os dirá como proceder, ya que mi ayuda no sustituye la de un médico profesional o un nutricionista, ya que un coach nutricional no trata patologías mi casos clínicos.

Como hemos podido ver con mi caso, y con los de mis clientes, es posible utilizar la alimentación y los buenos hábitos como herramientas para mejorar ciertos síntomas; con una alimentación y un estilo de vida adaptados a nuestras necesidades, es posible mejorar, y yo soy la prueba de ello 🙂 La alimentación está muy relacionada con algunos problemas de hormonas, pero independientemente de esto, siempre es importante llevar un estilo de vida saludable para mejorar nuestra salud general.

Durante el mes de marzo estamos ofreciendo un 10% de descuento a todos los nuevos clientes, y puedes enviar un email de consulta sin ningún compromiso. 

Paz, amor y hummus x

Ally

2 thoughts on “Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)

  1. Hola Ally,
    Siempre leo tus posts cuando tengo un huequito, a veces me leo unos cuantos del tirón porque no me da la vida para leerlos antes, pero hoy creo que el mail en mi bandeja de entrada estaba cósmicamente relacionado con mi vida desde hace unos meses….nunca te comento nada pero hoy no puedo dejarlo pasar.
    Gracias lo primero, por este post, porque yo soy una de tus “hermanas” en el SOP, y creo que todo lo que explicas en él son las palabras exactas que me dijo hace dos meses por primera vez en mi vida (tengo 36 años) una ginecóloga especialista en SOP, te diría que casi con las mismísimas palabras.
    Y gracias otra vez porque, por este post, ahora mismo voy a escribirte un email de consulta privada, porque realmente LO NECESITO.
    Te mando un fuerte abrazo desde Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *